22 Jun. 2021

Educar a las personas acerca del Universo y escribir sobre sus maravillas no estaba exactamente escrito en las estrellas de Leinani Lozi, Asistente de Comunicaciones y Vinculación con el Medio de NOIRLab. Eso ocurrió después de un largo tiempo de estudio en diversas disciplinas que finalmente la llevaron a la astronomía, además de convencerla de regresar a su hogar en Hawaiʻi.

Como Asistente de Comunicaciones y Vinculación con el Medio de NOIRLab en Hawaiʻi, podríamos decir que Leinani Lozi siente que su hogar está donde se encuentra su corazón, y el de ella se encuentra firmemente arraigado en Hilo, Hawaiʻi.

Nacida y criada en la isla de O‘ahu, Lozi no creció con ganas de aprender sobre las estrellas, su pasión se desarrolló posteriormente, al principio de lo que ella llama “un largo viaje de formación”. En la Universidad de Hawaiʻi en Manoa y luego en Hilo, Lozi originalmente optó por una licenciatura en inglés, pero en su segundo año se cambió a Astronomía.

Cuando tomé mi primer curso de astronomía, no tenía idea en lo que me estaba metiendo. Pensé que era algo parecido a la astrología, y que iba a aprender sobre algunas constelaciones y planetas”.

¿Sabías que Hōkūleʻa, la canoa viajera mundial y su tripulación zarparon por primera vez en 1975 utilizando únicamente métodos tradicionales para navegar por los océanos? Las Líneas de Estrellas de Navegación Polinesia fueron creadas por Nainoa Thompson en la década de 1970, estaban basadas en los conocimientos tradicionales y organizadas para navegar eficazmente por los mares.

En lugar de eso, Lozi estaba aprendiendo astrofísica, así como los ciclos de vida de las estrellas que están sobre nuestras cabezas, y la gran cantidad de investigaciones astronómicas de frontera que se estaban realizando allí mismo en Hawaiʻi, en observatorios como el Observatorio Gemini con su telescopio Gemini Norte en Maunakea, lugar donde hizo su primera práctica en el año 2015.

Sin embargo, “la astronomía era difícil; la física y las matemáticas eran muy difíciles para mí”, admite. Por esa razón se cambió a estudiar neurociencia basada en psicología, lo que no requería tanta matemática. Esto hizo que Lozi saliera al extranjero a estudiar un semestre en Birmingham, Reino Unido. Si bien lo disfrutó mucho, estar lejos de casa le hizo reflexionar todo lo que tenía que ofrecer para su comunidad en Hawaiʻi así como la satisfacción que sentía al trabajar en temas de difusión en Gemini.

Vale la pena sólo al ver sus ojos iluminarse cuando les dices, por ejemplo, que las estrellas explotan. Es bastante sorprendente.

Hawaiʻi es muy rural y tiene un alto índice de rotación de profesores, y simplemente no tiene la misma cantidad de recursos o financiamiento que otros lugares. Entonces me quedé, no continué con la neurociencia, y en lugar de eso, tuve la oportunidad de hacer un trabajo impresionante en educación y escritura todos los días”.

Estoy orgullosa de tener estos increíbles telescopios en nuestro patio.

Luego de la integración de Gemini con NOIRLab, Lozi pasa la mitad de su tiempo trabajando en comunicaciones, enfocándose principalmente en las redes sociales, mientras que en la otra mitad de su tiempo se la pasa grabando videos, visitando a la comunidad, además de escuelas y enseñándole a las personas sobre el Universo. Para hacer que el trabajo de los observatorios de Maunakea sea relevante y significativo, Lozi conecta la investigación astronómica de estos observatorios con la historia, tradiciones y conocimiento científico de la cultura hawaiana, aprovechando esa conexión para enseñar y fomentar estos conocimientos entre los niños y adultos locales.

Tenía esta epifanía en la que trabajaba en un lugar donde las personas en los observatorios estudiaban el origen de todo lo que somos en cuanto a nuestros seres físicos, y esto se refleja en que Maunakea sea la cuna de los hawaianos a nivel espiritual. Estoy orgullosa de tener estos increíbles telescopios en nuestro patio”, sentenció.

Ella destaca las cuatro Líneas de Estrellas de Navegación Polinesia, que además de otros métodos tradicionales, se utilizan por los navegantes actuales para encontrar su ruta en el océano.

Además de interactuar y compartir su pasión por las estrellas con estudiantes, profesores y familias locales, Lozi también está aprendiendo el idioma hawaiiano en Ka Haka ‘Ula O Ke'elikōlani en un esfuerzo por construir un puente entre el conocimiento moderno y el tradicional. “Nací y me crié aquí, pero en realidad nunca aprendí la lengua, así que ahora finalmente la estoy aprendiendo como adulta, y la utilizo en mis actividades de divulgación para enseñarle a los niños”, comenta.

Tenía esta epifanía en la que trabajaba en un lugar donde las personas en los observatorios estudiaban el origen de todo lo que somos en cuanto a nuestros seres físicos, y esto se refleja en que Maunakea sea la cuna de los hawaianos a nivel espiritual.

Por ejemplo, ella destaca las cuatro líneas de estrellas de navegación Polinesia, que además de otros métodos tradicionales, se utilizan por los navegantes actuales para encontrar su ruta en el océano. Existe una línea de estrellas asociada con cada estación: Ke Kā o Makaliʻi (La cuchara-canoa de Makaliʻi), Ka Iwikuamo'o (La espina dorsal), Mānaiakalani (El hilo de pescar del Jefe) y Ka Lupe o Kawelo (La cometa de Kawelo). Lozi utiliza estas constelaciones para enseñar astronomía, conectando este tema en la cultura local para que los estudiantes puedan crear una conexión entre ellos, y aprender con facilidad.

Vale la pena sólo al ver sus ojos iluminarse cuando les dices, por ejemplo, que las estrellas explotan. Es bastante sorprendente”, concluye.



Autor

Gemma Lavender
Gemma es la Editora de NOIRLab Stories así como la Editora en Jefe de Future Plc en el Reino Unido. Ella tiene un historial en astrofísica y actualmente está realizando una investigación sobre la Educación de Física en la Universidad de Cardiff.

NOIRLab Stories